DIVAGANDO

Me pregunto dónde está el límite. Se dice que todo tiene un límite. ¿Dónde? supongo que la respuesta que la mayoría me diría es que el límite está donde tu lo pongas. Y el mío está cerca…así en general.

Llevo unos días tratando de ver donde tengo el fallo neuronal y de tanto darle vueltas llego a la conclusión que a ver si no es un fallo, a ver si va a ser una suerte.

En fin, no se porque pero tengo la sensación que todo está yendo a mejor, que todo va a ir mejor. Todo lo que pasa o lo que pasará tan solo es lo necesario, o sea que a por todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *